El diagnóstico modal nos permite conocer el estado de la torre en relación a un estado óptimo, detectando las alteraciones que puedan indicar un deterioro de la misma de manera general, con el potencial de llegar a predecir con mayor exactitud el diagnóstico concreto de las estructuras a partir del uso de la inteligencia artificial y el aprendizaje del comportamiento de las estructuras en el paso del tiempo.